Río Blanco

03:00 P.M. EN LA GRAN CIUDAD: La foto de un huracán en formación. Imágenes de un sistema computacional que imita el desplazamiento del fenómeno. Reporteros hablándole a la cámara y llamando a la sensatez a aquellos que viven en zonas vulnerables. Se limitan a mencionar las cañadas olvidando que todo el país es una zona precaria. Cuerpos de la Defensa Civil ataviados en trajes militares y enormes abrigos movilizan a los habitantes debajo del puente y todos sudan copiosamente, unos por la incertidumbre y otros por los abrigos. Imágenes de supermercados repletos, un minuto después se ven abandonados y hay cientos de carritos fatigados en los pasillos. Congestión en las calles principales de la ciudad. Gente asustada colma el metro, las guaguas, los carros. Gente emocionada. Gente desorientada. Personas, muchas personas, todos mirando al cielo y preguntándose cuándo, por cuánto tiempo y de qué forma. Y el cielo gris, saturado, soberbio y mudo los observa con repudio. Algunos dicen que huele a agua y otros reconocen que realmente el olor es a muerte. 06:26 P.M. DOSCIENTOS KILÓMETROS AL SUR: El mismo cielo cubre las calles vacías y polvorientas de este pueblo. El viento castiga algunas de las puertas mal cerradas y el sonido de todas ellas juntas es igual al de los chivos que gritan sin propósito alguno, sólo para decirle al otro animal: Estoy aquí, ¿todavía estás tú ahí? En un patio las hojas vuelan arbitrariamente. En otro patio una mata de guandules hace silbar el sonido del viento. En otro patio un perrito gris atado a un árbol da vueltas alrededor del tronco hasta que la soga se hace muy corta y tenemos un perro y un árbol abrazados, uno protegiendo al otro. 08:15 P.M. EN LA MONTAÑA DE ESTE PUEBLO: Algunas gotas empiezan a caer sobre la apacible corriente del río Blanco. Toda la superficie se empieza a arrugar por la lluvia. Un destello de luz repentino ilumina por menos de un segundo la orilla. En el fondo del río descansan enormes piedras que se miran las unas a las otras como anunciando una despedida. La piedra mayor mira a sus hermanas y les dice: ¿Será esta noche cuando por fin nos separemos? De extremo a extremo y a lo ancho del fondo del río nadie respondió. Más que una pregunta la piedra madre había dado una orden. casades2

República Dominicana: las lluvias del fin de mayo del 2004

http://home.tiscali.nl/t794614/drlluviasesp.htm

Anuncios

Un pensamiento en “Río Blanco

  1. IU dice:

    Que quieres que te diga, que tiemblo cuando te veo, que me acuerdo de ti casi todos los malditos dias de mi maldita vida; no se la vida se da asi, cuanto tiempo hace que escribi la carta? tres años es mucho tiempo no, para decirme que en todo ese tiempo no paso nada, ni un recuerdo, ninguna visita sabiendo siempre adonde vivia y por sobre todas las cosas dejaste morir y pudrir el amor que te tenia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: